FacebookTwitterFeed

Analíticas a mil kilómetros en laboratorios «de confianza»

Iproma y Socamex son entidades colaboradoras del Ministerio de Agricultura

Fuente: ferrol / La Voz de Galicia, 21 de julio de 2015. Actualizado a las 05:00 h.

 

 


 

 

La «acreditación» y «homologación» de los laboratorios es la razón por la que el agua de la depuradora de la que se abastecen los 150.000 habitantes de Ferrol, Narón, Fene, Ares y Mugardos se analiza a mil y quinientos kilómetros de distancia, en Castellón y Valladolid, respectivamente. Se trata de los laboratorios Iproma, en el primero de los casos, y Socamex, que mantiene un convenio de colaboración con el mejor centro de analíticas de Alemania. Socamex es, además, una filial de la empresa Urbaser, a la que pertenece el 49% de la sociedad mixta Emafesa, responsable de la gestión del agua en Ferrol, mientras que el Concello ostenta el 51% restante.

El argumento esgrimido por el gerente de Emafesa, Alejandro Pisa, a lo largo de la pasada crisis del agua -en materia de suministro concluyó el pasado domingo con el levantamiento de la restricción en Ferrol, pero en cuanto a responsabilidades el debate continúa abierto -para justificar que las analíticas se hagan tan lejos es que se trata de una razón de «confianza» en los laboratorios.

La empresa de aguas de Ferrol cuenta con el suyo propio para los controles habituales de cloro, PH y metales, pero los más complejos, los que se hacen a través de muestreos de cromatología de gases, como es el caso de los trihalometanos, se derivan a los laboratorios de Castellón y Valladolid.

 

 

Alejandro Pisa asegura que se ha optado por estos laboratorios por la garantía que ofrece el hecho de que los dos, que, según dijo, están situados entre los cinco mejores de España, cuenten con la acreditación de la ENAC y con la declaración de entidad colaboradora del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Las muestras, que se envían en envases diferentes y a las que se añaden determinados productos en función de los parámetros que haya que determinar, se meten en una nevera con hielo y se remiten al laboratorio de destino por mensajería especial.

La complejidad de las analíticas es la responsable de que los resultados tarden alrededor de ocho días en situaciones de normalidad, pero se pueden acelerar cuando se trate de una urgencia, como se hizo con las de Ferrol.

Según el gerente de Emafesa, se logró gracias a que el aparato logístico de ambos laboratorios estuvo en situación de emergencia, trabajando de forma continua y en exclusiva para Ferrol.

Alejandro Pisa dijo tener conocimiento de que en Galicia hay algún otro laboratorio que realiza este tipo de pruebas, pero matizó que él no había intervenido en la selección de los que realizan las analíticas de la empresa, cuestión que compete a los biólogos y técnicos de Emafesa, que son los que saben de la materia.

También en Lugo

Igual que Ferrol, Lugo envía también sus aguas a analizar a Valladolid, al laboratorio Socamex, del grupo Urbaser. Los responsables del servicio indican, no obstante, que la ubicación del laboratorio no condiciona el tiempo de realización de las pruebas, sino que son otros factores, como los parámetros que deban medirse o la técnica que se emplee para ello, los que inciden sobre el tiempo que tardan los resultados de los análisis. Mientras que las muestras sí tienen que recorrer físicamente la distancia hasta el laboratorio, los resultados se comunican de forma inmediata.

El agua de cinco ciudades se testa en laboratorios de Santiago, Vigo y A Coruña

Más allá de Lugo y Ferrol, los análisis del agua que se consume en las otras cinco ciudades gallegas se realizan en la propia comunidad. Pontevedra tiene el servicio de agua adjudicado a la empresa Viaqua, en la que el Concello no tiene ninguna participación. Fuentes de la firma indicaron ayer que se realiza un análisis interno de control cada semana y que los análisis más complejos y que miden más parámetros se realizan en la sede del laboratorio Labaqua en Santiago, que pertenece al mismo grupo empresarial, vinculados tanto en este caso como en el de Viaqua, al Grupo de Aguas de Barcelona. Se realizan -explica la concesionaria- las analíticas que determina la legislación y su frecuencia depende de varios factores, entre ellos la cantidad de metros cúbicos suministrados.

En el mismo caso que Pontevedra están Santiago y Ourense, donde el servicio de abastecimiento está también en manos de Viaqua. En ambos casos los análisis se realizan en el laboratorio Labaqua en Compostela.

En A Coruña, la empresa municipal de aguas, Emalcsa, suministra agua potable a los vecinos de la ciudad y a los de su área metropolitana (Arteixo, Culleredo, Oleiros, Cambre, Sada, Bergondo y Carral), 391.669 personas en total. La empresa cuenta con un laboratorio propio que hace controles de la calidad del agua de manera continuada. Entre otras cosas, hace seguimiento de los trihalometanos.

En el caso de Vigo, el servicio de aguas está en manos de la empresa Aqualia. Los análisis periódicos de calidad del agua los realiza la propia Aqualia en la estación de tratamiento de O Casal, en la ciudad olívica.

 

Con información de Miguel Cabana, Cristina Barral, Xosé Gago, Ignacio Carballo, Ruth Novoa y Ángel Paniagua.

Pinche aquí para  ver la información en la web de La Voz de Galicia

Copyright © AEOPAS. All right Reserve.